En febrero de 2012 la compañía Olympus, ya conocida por haber desarrollado las primeras cámaras mirrorless con su línea PEN, lanza al mercado la primera cámara de su nueva línea denominada OM-D, la cual combina su sistema mirrorless con un visor electrónico y un novedoso sistema de estabilización de 5 ejes con un diseño vintage que asemeja las cámaras réflex análogas del pasado, la E-M5, con un nuevo sensor de 16MPX desarrollado por Sony y un cuerpo de magnesio totalmente resistente al agua, con este modelo, Olympus dio un gran paso después de dejar a un lado la producción de sus cámaras réflex del sistema 4/3 y abrió un nuevo nicho de cámaras con características profesionales en el sistema mirrorless que la compañía denomina micro 4/3.

Ahora tres años después y con otros dos modelos OM-D en el mercado , lanza el esperado reemplazo de este primer modelo con la denominación OM-D E-M5 Mark II, con algunas mejoras con respecto al modelo anterior, conserva el sensor de 16MPX, mejora el sistema de estabilización que de por si ya funcionaba bastante bien, mejora el rendimiento del video pero sin incluir el 4K, sube la velocidad máxima de disparo a 1/8000, y mejora su visor electrónico tomando el de su hermana mayor la OM-D E-M1 que es uno de los mejores del segmento; pero la característica más sobresaliente es tal vez la posibilidad de tomar fotografías en alta resolución de hasta 40MPX, esto lo logra utilizando el sistema de estabilización para “mover el sensor” 8 veces y combinar esto en una sola imagen final en formato Raw y JPG de hasta 40MPX (la imagen RAW alcanza los 63MPX pero no toda la información incluida es utilizada dejando una imagen final en JPG de 40Mpx), es un sistema similar al que utilizara Hasselblad hace un tiempo en sus respaldos para lograr imágenes de hasta 200MPX, pero nunca se había utilizado en una cámara de estos segmentos y sobre todo con sensores tan pequeños.

Funciona más o menos así: Durante el proceso de captura, el sensor se mueve ocho veces alrededor de un cuadrado. Toma el primer disparo, desplaza a la derecha medio píxel, toma la segunda, luego a la derecha medio píxel para el tercero. Luego hasta la mitad de un píxel para el cuarto, otro medio para el quinto, luego a la izquierda medio píxel para la sexta, la mitad izquierda de nuevo para el séptimo, y finalmente medio pixel para el octavo y último tiro, la teoría es que las cuatro imágenes en incrementos de un píxel permiten que la cámara capture eficazmente rojo, verde y azul para cada píxel, mejorando en gran medida la resolución de color (y la reducción de muaré color), mientras que los incrementos de cuatro de medio píxel cuadruplican efectivamente el detalle espacial, el resultado es una imagen con un excelente detalle y color, muy similar al de una Nikon D810, sin los patrones de muare y sin afectar la cantidad de ruido ni el rango dinámico; en las imágenes de muestra que hemos podido observar en algunos reviews serios, se aprecia claramente la diferencia entre la imagen normal de 16MPX y la de alta resolución; pero como dicen de eso tan bueno no dan tanto, este sistema tiene sus limitaciones, solo es posible lograr esos buenos resultados en fotos de objetos inmóviles y con la cámara montada en trípode, al ser una serie de 8 fotografías y pese a que estas se toman en menos de 1 segundo, si el objeto esta en movimiento se generaran imágenes fantasmas lo mismo si la cámara es sostenida sin trípode ya que en el modo de alta resolución el sistema de estabilización se desconecta, esto quiere decir que su principal uso será para bodegones, fotografía de producto, arquitectura, etc.

Esta podría ser una excelente noticia para los fotógrafos de producto y table product ya que tienen la posibilidad de hacer tomas en alta resolución por solo U$ 1.100 (solo el cuerpo), una tercera parte de lo que cuesta una Nikon D810, con una calidad muy similar en cuanto a detalle, color y nitidez, eso si depende del objetivo que se emplee, esto último es una constante sin importar que cámara se emplee.